Primera entrega: La personalización

Blog Las distorsiones cognitivas ¿qué són?

Las distorsiones cognitivas son hábitos de pensamiento que usamos de forma constante para interpretar la realidad, aunque en realidad (valga la redundancia) lo que hacen es ponernos en problemas porque es una interpretación sesgada e irreal. Por ejemplo, cuando le decimos a un amigo de quedar y no puede, puedes tomarlo simplemente como una decisión por falta de tiempo, o puedes tomarlo como un rechazo y darle así un nuevo azote a tu autoestima.

Las distorsiones afectan a muchas personas que no son conscientes de que tienen malestar debido a este tipo de hábitos. Ésta es la finalidad de este artículo y los que están por venir: gritar a voces que las distorsiones cognitivas existen y que son culpables de mucho de nuestro malestar. Así que si te ves reflejado en estas líneas o conoces a alguien que tenga este tipo de dificultades: ayúdate o ayúdalo. Y si crees que solo no puedes, déjame acompañarte en este proceso de cambio hacia tu futuro deseado.

Como en muchas cosas en la vida, el primer paso es ser conscientes de cometer estos errores cognitivos y querer solucionarlo. La manera de vencer las distorsiones es aprender a ver las cosas de nuevo, con una nueva mirada, conociendo de qué pie cojeamos. Debes conseguir alejarte del victimismo y tomar las riendas del cambio. Durante el proceso de cambio, se pasa mal ya que de repente somos conscientes de que algunas cosas que creíamos que eran tal como las veíamos, no lo son. Vemos que quizás hemos dañado por el camino a gente cercana y que parte de ese daño ya no es reparable. Es fácil caer en un estado de tristeza, pensar mal de uno mismo y creer que no somos capaces de hacer las cosas mejor o que no vale la pena el esfuerzo. Quizás pensamos que no merecemos una segunda oportunidad: te equivocas. Sí que vale la pena, aunque lo que haya pasado ya no se pueda solucionar ni cambiar, puedes empezar un futuro nuevo libre de malestar.

Existen muchos tipos de distorsiones cognitivas. ¿Significa eso que nos pasan todas a todos? No, generalmente las personas tenemos la tendencia a cometer siempre las mismas distorsiones.

Te propongo algo. Éste es el primer artículo de una serie en la que quiero hablarte de las distorsiones más habituales. Mi deseo es ayudarte a ver si estás cometiendo alguna de ellas y para ello te pido que hagas el ejercicio de verte o no reflejad@ y que a partir de ahí decidas si quieres cambiarlo.

¡Vamos allá!

En este primer artículo te hablaré de la personalización.

Seguro que conoces a la típica persona (sin ánimo de ofender con lo de típica) que cuando alguien dice algo ella suelta eso de “seguro que lo dice por mí”. Cuando tiene un problema con alguien, cree que es debido a que la otra persona tiene una fijación especial con ella. Cuando pasa algo que no debería haber pasado es capaz de encontrar una culpa que la acuse a ella para poder cargar con todo el peso de lo ocurrido…te suena?

Este tipo de personas ve las cosas con un filtro llamado personalización en el que se ven como el centro de todo y creen que todo pasa por ellos, todo lo malo, claro. Lo peligroso de esta distorsión es que en muchas ocasiones te hace reaccionar de forma inadecuada, y tal vez inicies una “pelea” con tu compañera de piso por un problema que no existe. También acostumbran a compararse con los demás constantemente, en todos los aspectos, y en muchas ocasiones… salen perdiendo claro está.

Para que lo veas con ejemplos, la persona que tiene este hábito de pensamiento “sabe a ciencia cierta” que cuando alguien llega con mala cara, es porque ella ha hecho algo malo, aunque no sepa qué. Este tipo de personas analizan todo lo que han hecho hasta que encuentran algo que ha podido molestar a la otra persona.

Es la típica persona que cuando siente alguien criticar un comportamiento, sin nombrar a nadie, entiende rápidamente que lo dice por ella, teniendo como respuesta un comportamiento hostil o de desaprobación contra la otra persona (lo que ésta, a su vez, puede notar y responder en la misma línea). ¿Y qué tenemos entonces como resultado? Que algo imaginaria en un inicio, ha acabado convirtiéndose en realidad y alimentará otra ronda de interacciones distorsionadas.

Es la típica persona que cuando alguien se pone enfermo piensa que tendría que haber hecho algo para evitarlo, que no soporta que sus hijos tengan problemas (cosa que es normal) y que trata de evitarlos y si no puede se siente culpable (cosa que ya no es tan normal…).

Tener una pareja que ve las cosas con este filtro es realmente incómodo ya que cualquier mala cara, cualquier gesto que desubique, una mala contestación… todo es susceptible de ser analizado como un síntoma de que algo no va bien y es por su culpa.

En el entorno laboral, en ocasiones la persona que tiene este hábito acaba amargando el buen humor y malmetiendo en el buen ambiente de trabajo, ya que suele ir a otros con sus chismes de “mira lo que ha dicho seguro que lo decía por mi” o “estoy en el punto de mira, fíjate cómo me habla o cómo me mira”. Y de este modo, a veces, consigue enfrentar inconscientemente a otras personas ya sea en su contra o entre ellas.

Cómo superar la personalización

Si lo que te ocurre es que estás constantemente comparándote con los demás y sales perdiendo, la superación de ésta dificultad pasa por aceptar que las personas somos únicas, somos el resultado de una combinación especial de cualidades positivas y negativas. Pasa por aceptar el defecto que crees tener, por aceptar que a menudo te equivocas en tus juicios y por pensar en todas las cosas buenas que tienes y aportas. Claro está que también pasa por mejorar tu autoconcepto y con ello tu autoestima.

También pasa por aceptar que la mayor parte de los hechos que ocurren a tu alrededor no tienen nada que ver contigo. Para ello, anímate a comprobar las cosas en las que dudes y no supongas nada. Busca información que te ayude a descartar estas hipótesis que te dejan en tan mal lugar y que siempre te hacen culpable de todo. ¿Has pensado que quizás haya otras atribuciones a las cosas que suceden? ¿Has pensado que quizás no todo depende de ti ni eres tu el único responsable? ¿Qué me dices ahora? ¿Te sientes identificado con este tipo de distorsión cognitiva? ¿Crees que llevas puestas las gafas de la personalización? Y si es así, ¿Qué decides hacer con ellas?

Las distorsiones cognitivas ¿qué són?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *